miércoles, 18 de enero de 2017

“Mexicali es una ciudad agradable para vivir”

María Elena Gutiérrez Andrade

Pupis, una inteligente persona, de buena educación, experiencias, ex trabajadora del IMSS con un puesto muy alto, encargada de la oficina; de nombre María Guadalupe Andrade Moreno. Fanática de los juegos de baloncesto y de salir a convivios con sus sobrinos.
Se ha enfrentado a un clima muy caluroso, pero ya está acostumbrada; una persona dispuesta a escuchar, bromista y ayudar a los demás. La entrevisté en su casa, adentro en su recámara; las paredes pintadas con colores claros, que daban más alegría, y unos bonitos arreglos. Tomando un jugo de naranja y con su humor alegre, dispuesta a responder todas mis preguntas.
¿Cuánto tiempo tiene en Mexicali?
Hace 41 años llegué, yo tenía cuatro años de edad. Mi hermano mayor y mis dos hermanas menores también se vinieron a Mexicali, como estaban bebés aún; mi mamá era ama de casa.
¿Cómo era el lugar donde vivía?
Es un pueblo en Sonora muy pintoresco y tradicional.
¿Le gustaba?
 Sí, porque ahí estaba toda mi familia y era un lugar muy tranquilo.
¿Por qué razón se vino a vivir aquí?
Porque mis padres decidieron venirse a trabajar a esta ciudad, y por esa razón es que estamos viviendo aquí.
¿Cómo era Mexicali cuando llegó, o cuando usted era niña?
Con menos población, con el mismo clima, menos delincuencia y mayor seguridad.
¿Dónde estudió y de qué carrera se graduó?
En el ITM (Instituto Tecnológico de Mexicali), de la carrera de ingeniería industrial.
¿Qué deportes practicaba antes, preferentemente conocidos en Mexicali?
Jugaba voleibol cuando estaba en la primaria y secundaria, donde logre llegar hasta la etapa de zona.
¿Dónde ha trabajado?
Trabajé en el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) por muchos años.
¿Cómo ha vivido la época de calor en esta ciudad?
Pues ha aumentado con los años y todavía no me puedo acostumbrar, y en Magdalena (Sonora) no es tan húmedo ni tan caliente.
¿Qué acontecimientos importantes han ocurrido desde que llegó a Mexicali?
La Serie del Caribe, los campeonatos de los Soles de Mexicali, el sismo de 7.2 que hubo en el 2010, se construyeron los puentes de Lázaro Cárdenas y López Mateos, el concierto de Pavarotti en la Laguna Salada y los cambios de presidentes.
¿Cómo se sintió cuando transcurrió el terremoto de 2010?
Con mucho temor, porque hubo daños materiales y humanos. Lo bueno, que en nuestra familia no falleció nadie, ni mucho menos.
¿Qué lugares históricos de la ciudad conoce?
La Plaza Calafia, la Escuela Leona Vicario, la Chinesca –que se encuentra en el centro de la ciudad, pero hoy en día ya casi no hay habitantes–, el Centro Cívico, la iglesia catedral, el museo de la UABC, el Sol del Niño, la Cervecería, el zoológico de la ciudad, la Plaza Cachanilla, el monumento a Benito Juárez, entre otros.
¿Qué otros lugares ha visitado de Mexicali?
El museo Sol el Niño el Auditorio del Estado, el estadio de béisbol, la plaza de toros Calafía, la Biblioteca del Estado, el Bosque de la Ciudad, los cines, el Teatro del Estado, los casinos.
¿Cuál es su lugar favorito? ¿Por qué?
En sí no tengo uno, pero adonde más me gusta ir es a juegos de basquetbol, porque mis sobrinos son basquetbolistas; y uno que otro día a fiestas con mi familia.
¿Le gusta Mexicali? ¿Por qué?
Sí, porque ya me acostumbré a vivir aquí y está la mayor parte de mi familia.
¿Donde vivía antes es diferente a Mexicali?
Si, allá no hay sismos; el frío es más extremo, debido a las montañas que están alrededor del pueblo, y casi no hay lugares para divertirse, como cines, plazas o sitios de entretenimiento.
¿Cómo ha cambiado la ciudad?
Mucho, se ha modernizado: en sus vialidades, en sus edificios, y su población ha crecido enormemente; ha aumentado la inseguridad de las personas por tanta delincuencia provocada.
¿Cuál es su opinión sobre Mexicali hoy en día?
Es una ciudad agradable para vivir, ya que hay más lugares adonde salir a divertirse, pero desgraciadamente con mucha delincuencia e inseguridad.

Después de casi dos horas de platicar, nos despedimos y le di las gracias por permitirme haberle quitado parte de su tiempo, y esperando volvernos a ver para seguir riendo con sus anécdotas de adolescente.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario