sábado, 24 de diciembre de 2016

En un día de febrero


Gabriel Adolfo Moreno Sánchez de la Vega

En un día de febrero
del Mexicali abrasador
cabía hasta un carguero
ya que el agua con su aspecto abastecedor
se llevó todo sin un pero.

Las familias de huir trataban
hacia el cercano Caléxico huían
todos juntos como manada caminaban
pero lo que no sabían
era que mientras se iban
muchas casas se destruían
mientras los niveles de agua subían.

2 comentarios:

  1. Historia, escritura y poesía. Sería tan fácil que los profesores de literatura aprovecharan la historia para inducir a sus alumnos a escribir. El problema es que no conocen la historia lo suficiente para jugar con ella. Te felicito Carlos, por ser un profesor de deveras.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, profesora, aprecio mucho sus palabras. Sabe que usted es mi maestra, yo solo sigo sus pasos.

    ResponderEliminar