lunes, 6 de agosto de 2018

Del hombre de las mil y una penas



Luis Armando García Díaz


“La vida no es” es un cuento escrito por Carlos Alberto Gutiérrez Aguilar que refleja la depresión, un sentimiento de tristeza que parece no irse. Narra la historia de un hombre desamparado que lidia con el divorcio y la separación de su familia en la vida y por la muerte, se queda en su casa de infancia y pasa por una experiencia relacionada con su madre, que inicialmente parecía reconfortante, pero resulta ser más que extraña.

El tipo de texto al que pertenece “La vida no es” es el cuento realista. Involucra temas que tienen que ver con los sentimientos, como la depresión y la nostalgia, y situaciones de la vida cotidiana, como el divorcio y la separación de una familia.
El personaje principal es el esposo, o también le podría llamar el hombre de las mil y una penas, debido a que la historia y problemática principal se desarrolla en base a sus pérdidas y el narrador sigue sus acciones y pensamientos. El personaje secundario es la madre, pues ella desempeña un papel crucial en el relato, influyendo en los pensamientos del protagonista. También se menciona brevemente a la esposa (Teresa), al hijo (Martín) y al padre del hombre desamparado, pero no influyen en la trama principal del cuento.
El tipo de narrador empleado es el omnisciente. Este conoce y narra todos los pensamientos de los personajes, como cuando se refiere al principal así: “A veces él se hartaba y ansiaba mandar al diablo todo este asunto de la publicidad, presentar la renuncia a la empresa y largarse”.
El espacio en el que ocurre la historia es la casa de la madre. Se entiende esto pues el acto principal (y único) de la trama toma lugar en esta, en el cuarto de ella. Se puede deducir que el cuento está basado en la época moderna, pues, aunque no se dan muchas referencias temporales, se menciona una televisión.
“La vida no es” tiene una atmósfera de melancolía y tristeza, ya que el texto muestra estos sentimientos por las varias crisis por las que pasa el personaje, como el divorcio y el fallecimiento de sus seres queridos.
El método narrativo es in media res. Se conoce lo anterior porque el relato empieza cuando la problemática ya es presentada y luego se da el contexto de esta, para posteriormente darle final a la trama. El cuento está escrito en tiempo narrativo retrospectivo, y esto se aprecia en todas las líneas; por ejemplo: “Decidió hacerle compañía”.
La función emotiva de la lengua se ve bien expresada, como en este fragmento: “El divorcio aún le dolía; los recuerdos de su mujer...”. Y de varias maneras se ve expresada la función poética, como con la metáfora: “Eran heridas a flor de piel”.
En conclusión, este es un cuento muy bien escrito. En toda su extensión está desarrollado adecuadamente y crea una muy interesante historia a lo largo de sus párrafos.
Referencia:
Gutiérrez Aguilar, Carlos Alberto, “La vida no es”. Disponible en: https://sites.google.com/site/tallereando/quien-soy/mis-propios-textos/mis-narraciones/lavidanoes

(Tercer semestre)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario