lunes, 6 de agosto de 2018

Macario, una novela muy bien estructurada



Ángel David Sánchez Arenas


El autor B. Traven, nacido en Alemania el 23 de febrero de 1882, después de ser marinero, actor, editor de revistas y político anarquista, encuentra su verdadera vocación: ser escritor. Es debido a la Primera Guerra Mundial que se ve forzado a huir de su país. Llega a México, donde logra escribir sus primeros éxitos, por los cuales se hace famoso mundialmente. Fallece en 1969.

Macario, una de sus mejores obras, es considerada una novela, pues consta de varios personajes y no solamente cuenta una historia, sino varias más. Principalmente narra la gran aventura de un campesino leñador que, sin mencionar su pobreza, es un sujeto honesto, trabajador y responsable. Habita en un jacal junto a su esposa y sus once hijos.
Tiene una sola ilusión: la de poderse comer a solas un pavo asado entero. Gracias a los ahorros de su mujer, ese sueño deja de parecer una ilusión. Entonces Macario se oculta en el bosque para alimentarse sin ser molestado.
Frente a él se presentan tres seres misteriosos, todos con la misma intención de pedir una pieza de la suculenta ave. El primero es el demonio, el segundo es Dios y el tercero la muerte, la cual logra obtener la mitad del pavo asado. Como agradecimiento, le brinda a Macario un guaje de agua con la capacidad de curar a los enfermos.
El narrador que se utiliza en esta obra es omnisciente; lo sabe todo y relata en tercera persona. Se muestra en la siguiente cita textual:
En cuanto a la idea de ceder un pedacito del pavo a su mujer, no tuvo cabida en su cerebro, porque su mente, acostumbrada a albergar no más de un pensamiento cada vez, estaba ocupada en aquel momento en el que su esposa le había sugerido de correr con su pavo antes de que los niños lo descubrieran.
Respecto del ambiente (espacio, tiempo y atmósfera), la obra se desarrolla en el pueblecito donde habitan la mayoría de los personajes, además del bosque donde Macario se esconde para comer a solas el pavo. La historia ocurre en la época colonial, y es algo obvio, puesto que en esos tiempos los campesinos eran maltratados, muy mal pagados y pisoteados por los ricos de la época. Por otra parte, el ambiente psicológico definitivamente está relacionado con la ilusión, debido a que el protagonista tiene un sueño, en el cual, gracias a su generosidad, logra tener una mejor vida.
El método narrativo es del tipo lineal; el relato sigue la secuencia desde el inicio hasta el final.
El tiempo narrativo está dado en retrospección: “Nunca logró llenar su estómago hasta satisfacerse”. También consta de recursos, tales como el flash-back, cuando la muerte cuenta la historia de cómo dañó su reloj de arena.
El autor no desprecia en ningún momento la función de la lengua emotiva/expresiva. Se puede identificar cuando se desenvuelven los personajes, como en las siguientes citas textuales: “Mi pobrecito niño morirá”, “¿Cómo estuvo el pavo, querido esposo?”.
Igualmente destaca la función poética: “Tantas veces habían escuchado sus hijos aquel lamento…” (hipérbaton), “Reventando de gozo y satisfacción lo llevó a su casa…” (metáfora), “…brotó de la tierra seca y arenosa un chorro de agua cristalina” (adjetivación), “...pero necesito tener un pavo entero para mí solo, pase lo que pase, o moriré como el más desgraciado de los hombres” (símil), “…se dirigía a cumplir con su dura labor…” (epíteto).
No cabe duda de que Macario es una novela muy bien estructurada; Traven sabe jugar con la mente del lector y presenta un final inesperado. Es apta para todo el mundo, es interesante, es realista y le brinda a quien la lee una fantástica experiencia.

Referencia:
Traven, B., Macario. Segunda ed., Selector, México, 2003.

(Tercer semestre, 2017)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario