lunes, 6 de agosto de 2018

Pensar sobre todo aquello que anhelas



José Guillermo Gómez Velásquez


El destino del hombre es desconocido. Miles de años han transcurrido para todavía cuestionar aquel camino que vamos construyendo por nuestra cuenta.

Grandes pensadores han compartido el destino que a ellos mismos los esperó. Herman Hesse lo demuestra en Bajo la rueda, novela donde asegura darnos una visión de un mundo esencialmente íntimo.
Herman Hesse nació en Calw (Imperio Alemán) el 2 de julio de 1877. Fue una persona aventurera, que recorrió y vivió en distintas regiones a lo largo de su vida: Maulbron, Tubingia, Brasilea, Gaienhofen, India, Berna y Montagnola. La última ciudad mencionada fue el lugar donde tuvo el apogeo de su periodo creativo y donde fallecería en 1962.
Sumando sus viajes, los años de su juventud, la superación de crisis personales y el hecho de haber sido un escritor autónomo, fueron los puntos de inspiración que reflejó en sus obras literarias y que lo hicieron merecedor del premio Nobel de Literatura. 
Bajo la rueda expone las dudas y filosofía del autor acerca del destino del hombre, a partir del protagonista de la historia, Hans Giebenrath: un joven introvertido, disciplinado, con un gran talento académico y melancólico.
Aspectos analizados
Para comprender la relación que existe entre el protagonista y el pensamiento de su creador, se dará a conocer un análisis acerca de la obra, dando apertura con la secuencia básica de ésta:
· Planteamiento
a Breve narración de la vida de José Giebenrath, padre de Hans.
a Comienzo de la descripción e historia del protagonista: joven dotado de un gran talento académico que le permitirá ingresar al Colegio Teológico Protestante de Tubinga, con base en mucho esfuerzo físico y psicológico.
a Iniciación en el duro proceso de admisión al colegio.
· Desarrollo
a Ingreso al Colegio Teológico; fuerte deseo por llegar a ser el “alumno ejemplar”.
a Amistad con Herman Heilner, que estaría influenciando los estados emocionales del protagonista con su poesía y forma de pensar.
a Exclusión del colegio; comienzo de su crisis personal; pensamientos suicidas. Inicio de los recuerdos melancólicos de su niñez.
Junto con la historia principal de Hans, se pueden identificar dos historias secundarias, de los principales personajes secundarios:
· José Giebenrath, padre de Hans: un hombre dedicado al comercio, sin esposa y con el único fin de brindar lo mejor a su único hijo.
· Herman Heilner, amigo de Hans: poeta e intelectual que encauza sus pensamientos en contra de la inutilidad de la escuela.
Al mencionar la historia principal y las secundarias, se pueden clasificar cada uno de los personajes que aparecen en la obra:
· Principal: Hans Giebenrath. La historia se centra en su vida, desde principio a fin.
· Secundarios: José Giebenrath y Herman Heilner. La actuación de ellos es limitada, según la época en la que vive Hans. Influyen en el protagonista de manera general.
· Ambientales: estudiantes del colegio Teológico. Caracterizan la vida del recinto como alumnado.
En una novela como la de Hesse predomina un tipo de narrador omnisciente, lo que se fundamenta a partir de un fragmento del texto: “El grito lo había despertado de un sueño, pero la voz del profesor la oía muy lejana”.
Un ambiente tan profundo no puede faltar en esta obra. Desmenucemos el tema:
· Espacio: Selva Negra, Stuttguart, Maulbron y Bielach. Son ciudades/pueblos que, a lo largo de la historia del protagonista, aparecen y se ven involucrados como escenarios donde este va realizando distintas acciones.
· Tiempo: siglo XIX. Abarca el transcurso desde la educación primaria de Hans hasta la llegada de su juventud.
· Atmósfera: melancólica, crisis, esperanzas y miedo. La trama gira en torno al tiempo perdido.
Al mencionar el tiempo de la novela, nos percatamos de que ésta da utilidad al método narrativo: narración lineal. La historia comienza con una breve narración de la vida de su padre, José Giebenrath, siguiendo con la niñez de Hans hasta la apertura de su juventud. Orden cronológico.
La forma como Hesse nos ubica en su novela es dando uso al tiempo narrativo: retrospectivo. Veámoslo a partir de una cita textual: “Hans Giebenrath era el único candidato seleccionado en la pequeña ciudad”.
Algo que resalta en el puño y letra de Hesse es la manera de emplear las funciones emotiva y poética de la lengua, lo que le permite favorecer una trama de carácter sentimental:
· Función emotiva: “—¡Claro! ¡Claro que sí! —exclamó jubiloso el rector—. Es uno de los más sensatos”, y “…lo hacía sentirse tan triste y miserable”.
Respecto de la función poética abriremos un apartado, debido a la necesidad de identificar cada uno de los recursos literarios que se ven incluidos:
· Adjetivación: “…era un hombre de aspecto robusto y sano…”.
· Epíteto: “Bajo la débil
       luz crepuscular…”.
· Comparación: “…la pre-
       sencia del frágil cadáver    
       operó como mágico in-
       flujo…”
· Metáfora: “…el sol se
       filtraba entre las ramas
       para juguetear en la
       arena húmeda de las
       orillas”.

Valoración personal
Por el hecho de que seas estudiante (sin importar el nivel educativo) verás reflejados en esta obra muchos aspectos de tu vida.
La temática de Bajo la rueda es de esencia fuerte, por la simple razón de que cuestiona las acciones que realizamos en un presente, exponiéndolas como unas que nos llevará a convertirlas en tiempo perdido.
Junto con la crítica hacia lo académico, el excepcional uso y caracterización de los personajes, envueltos en una trama de dicho estilo, y el mostrar una filosofía acerca de un posible futuro, esta es una novela que despierta en tu conciencia el pensar sobre todo aquello que anhelas.

Referencia:
Hesse, H., Bajo la rueda. Disponible en: http://ww2.educarchile.cl/UserFiles/P0001/File/articles-101763_Archivo.pdf

(Tercer semestre, 2017)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario