lunes, 6 de agosto de 2018

Para recordar nuestra niñez



Diego Joel Vizcarra Ramos


“Bredán de Kish” es un cuento escrito por Gabriel Trujillo Muñoz, quien nació en Mexicali el 21 de julio de 1958. Es socio fundador de la Asociación Mexicana de Ciencia Ficción y Fantasía. Ganó nueve veces el Premio Estatal de Literatura de Baja California y tiene obras publicadas como Mexicali City Blues y Círculo de fuego.

En el inicio del relato vemos que el protagonista lleva treinta días huyendo por un desierto, debido a que ha robado las joyas milenarias del templo prohibido de Sarck. En el desarrollo tenemos que vaga por el desierto sin comer, perseguido por los implacables engendros, y decide ir al monte Kord, donde los poderes maléficos que van tras él perderán sus efectos.
En cuanto a los personajes, como principal tenemos al guerrero de Kish; en los secundarios, a los dioses de Sarck, y, por último, en los ambientales, a las brujas, los hechiceros y los monstruos.
En este cuento el tipo de narrador es omnisciente, pues cuenta los hechos sin ninguna alusión a sí mismo, está fuera de lo narrado y sabe del interior y el exterior de los personajes.
Los espacios donde se desarrolla la historia son el desierto y el monte sagrado de Kord. El tiempo no se especifica, no se menciona en qué fecha o siglo transcurren los hechos. La atmósfera se presenta de manera tensa y dramática; por ejemplo, siempre están persiguiendo al protagonista y este se muestra preocupado en todo momento.
“Bredán de Kish” es un cuento del tipo de fantasía o misterio, impresiona por lo extraordinario del relato: “Por ella brujas y hechiceros han perecido, así como monstruos innombrables, dioses idiotas y guerreros de alta estirpe que han tenido la osadía de ser insolentes ante su presencia…”; “…sabe que los poderes que van tras él, por haber robado las joyas milenarias del templo prohibido de Sarck, son implacables…”.
Utiliza el método narrativo in media res, pues el relato comienza en un momento ya avanzado en la historia: “Sabe que solo hay un sitio seguro para él en todas las comarcas del mundo, porque hasta hace treinta días era un guerrero y un verdugo, y ahora los poderes maléficos de Sarck, al perseguirlo sin descanso, lo han convertido en una víctima”.
En la obra se emplea la función de la lengua poética o estética, con el uso del símil y el epíteto: “Como buen guerrero de Kish sabe que su recta espada es un arma formidable...”.
Este es un cuento que te deja intrigado porque la historia no continúa; te da la libertad de terminarlo con tu propio punto de vista. Es corto, pero interesante. Utiliza la función poética de la lengua y el método narrativo in media res.
“Bredán de Kish” nos recuerda nuestra niñez, volviendo con esta fantasía y misterio, y nos hace pensar y desarrollar nuestra mente. Es un buen cuento, y lo más importante: es de un autor local.

Referencia:
Trujillo, Gabriel, “Bredán de Kish”. Disponible en: http://www.4vientos.net/2013/07/15/bredan-de-kish-de-gabriel-trujillo/

(Tercer semestre, 2017)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario